La “voluntaria” conquista

203

Índice

Introducción ……………………………………………………….. 9
1. Araba, Bizkaia y Gipuzkoa en realidad nunca fueron territorios de por si independientes ………………………………………….. 11
2. Los navarros de Araba en el Codex Calixtinus ………. 23
3. Los tenentes navarros en Araba, Bizkaia, Gipuzkoa .. 31
4. La territorialidad …………………………………………….. 39
5. El Laudo Arbitral de Londres de 1177 sobre las Fronteras entre Navarra y Castilla ………………………………………………. 49
6. Fuero de Vitoria-Gasteiz ………………………………….. 55
7. Invasión y conquista por Castilla de Araba …………… 71
8. No hubo voluntaria entrega ………………………………. 85
9. La recuperación de la integridad territorial ……………. 91

 

 Introducción

 

      Fue en el año 1200 cuando la mitad occidental de Navarra perdió la independencia, pues el territorio navarro situado al oeste de una línea que va de Fuenterrabía a Logroño -con la excepción de Laguardia y su tierra- quedó conquistado y ocupado por Castilla. Aunque el resto de Navarra siguió la misma suerte -en 1512 a manos de Castilla y en 1620 de Francia-, no por ello deja de tener importancia la fecha de 1200 que supone en realidad el verdadero inicio de la pérdida de la independencia.

       Con anterioridad, el 17 de octubre de 1171, Irlanda había sufrido la invasión y consiguiente pérdida de su independencia a manos de Inglaterra, y esa efeméride siempre ha sido un referente histórico para los irlandeses a la hora de recuperar la libertad robada.

       El Estado europeo de Navarra se configuró con su territorialidad bien definida, avalada por los tratados sobre límites con Castilla de 1016, 1127 y el Laudo Arbitral de Londres de 1177, llegando sus aguas marítimas hasta Castro Urdiales según la documentación existente de 1190.

       El 800 aniversario de dicho suceso, que se reviste hoy de un sólido valor simbólico sin asomo de comparación posible con cualquier otro, debería servir para reflexionar si están tomando la dirección adecuada quienes dicen estar dispuestos a recuperar la soberanía arrebatada, porque esto no será posible mientras Navarra no vuelva a ser el centro de esta recuperación.

En aquella desgraciada ocasión los ejércitos castellanos, violando todos los tratados, iniciaron la invasión rompiendo las fronteras de los montes de Oca, Obaranes y Cantabria, y destruyendo las fortalezas navarras. Asediaron Vitoria, que resistió durente nueve meses, atacaron y derribaron los castillos de Grañon, Portilla, Treviño, Arluzea, Zaitegi, Aitzorroz, Beloaga, la Mota de San Sebastián, etc. Sin embargo, a lo largo de ocho siglos no se ha abandonado la convicción de resistencia ni la voluntad de volver a ejercer la propia soberanía.

        El año 2000, comienzo de milenio y consolidándose la unidad europea, es una buena ocasión para recordar a todos que este país comenzó a perder la libertad hace 800 años, sin que haya renunciado a recuperarla.