Sí a Navarra-Nafarroari bai

104

La ciudadanía navarra tiene el legítimo derecho a recuperar las riendas de su gobierno, hoy en manos de las estructuras del poder impuesto que la niega, oculta y margina, sirviéndose de todo su poder mediático, educativo y coercitivo.

Aquí y ahora no se trata de maximalismos ni de posibilismos. Lo primero es saber con la mayor precisión qué nos pasa a los navarros. Porqué esta sociedad se halla inmersa en muy graves problemas que alcanzan todos los campos. Tener en suma un diagnóstico atinado y claro de la situación por la que atraviesa Navarra.

Los profundos sentimientos del pueblo no se dejan comprimir por los caldos de cabeza, más o menos extendidos, de algunos. Reducir los acuciantes problemas que padece esta Sociedad a únicamente a los culturales es un flaco servicio a nuestros conciudadanos y un balón de oxigeno  para sus enemigos; felices con arrinconarnos al gueto forzado de la minorización lingüística.

Si no se conoce aquello que, querámoslo o no, da sentido nacional a una comunidad cultural, estaremos dando vueltas en el “tío vivo” del vecino, el Estado gran-nacional dominante, que según él sí tiene historia nacional, además la única y verdadera, con su patriotismo constitucional incorporado, y que también dispone de los medios con qué imponérsela a los demás.

No es hora de imponer un programa partidista a la candidatura que se ha formado, sino sobre todo lo es de recabar el máximo apoyo de votos para el cambio, la oportunidad de abrir un nuevo proceso de recuperación de las libertades. No excluyendo ni defendiendo a nada ni a nadie. Solo a los enemigos de la libertad.

Nafarroa bai.. No a la Navarra conquistada, partida y dominada. No a una falseada Navarra, de sustituida lengua, tergiversada historia, suplantadas instituciones; postrada y sumisa, sin derechos ni libertades.

Al igual que no se pueden poner puertas al campo, tampoco se debe recortar la Navarra entera, Nafarrosa osoa, reduciéndola a solo la Alta Navarra. Nafarroa garaia.

Nafarroa bai, como plataforma, ahora circunscrita a Nafarroa garaia, con toda propiedad y legitimidad puede estar destinada a protagonizar la lucha política por las libertades en el conjunto de la Nafarroa osoa. Hay que empezar bien.