El derecho a la territorialidad

104

Para el número “Proceso de Paz y Normalización en Euskal Herria” de

“El derecho a la territorialidad”
Herria 2000 Eliza

Cuestiones:

–         ¿el sujeto político único?

–         La actual partición territorial de Euskal Herria?

–         La sociedad soberana ¿cómo se organiza?

 

¿Cuál es, qué es, dónde está, “el sujeto político único”? La respuesta, clave de todo el proceso, está en la sociedad soberana. Pero evidentemente, la sociedad soberana habita y descansa sobre una base territorial jurídica, que es la territorialidad propiamente dicha. De ahí que sociedad soberana, territorialidad y derecho a decidir son conceptos inseparables. O lo que es lo mismo y a la inversa: legitimidad, estatalidad y sociedad soberana.

El proceso soberanista, de recuperación, devolución, reconocimiento y ejercicio de la soberanía, por esta sociedad concreta, plural y diferenciada, se hará desde la mencionada trilogía básica y única. Por  ello cualquier planteamiento de organización del proceso, a pesar del aparentemente insuperable obstáculo de las actuales divisiones político administrativas impuestas, deberá comenzar de la propia sociedad soberana, pues de ella surge toda legitimidad, legalidad, estatalidad y territorialidad.

La cuestión que entonces adquiere verdadera relevancia es, cómo se organiza esta sociedad soberana desde su actual situación de subordinación y partición.

Se ha estado hablando de mesas, de partidos políticos y de mesa del Estado español con ETA, pero no se ha tenido en cuenta al principal sujeto de todo el proceso: la sociedad soberana hoy subordinada.

La organización de la sociedad soberana, pues así hay que llamarla aunque en las circunstancias actuales sea una sociedad objetivamente soberana pero subordinada a otras en la práctica, ha de comenzar desde ahora, adquiriendo voluntariamente conciencia de su ser soberano, que es igual que empezar ya autodeterminarse tal como cotidianamente lo hacen el resto de sociedades soberanas en el mundo.

La propia sociedad civil soberana ha ido creando de forma espontánea sus organizaciones sociales, profesionales, económicas, culturales y deportivas, contra viento y marea y a pesar de los impedimentos que los Estados gran-nacionales dominantes ponen para ocultar la unidad de la sociedad subordinada. Por lo que los sindicatos, cooperativas, colegios profesionales (arquitectos, ingenieros, etc., euskaltzaindia, eusko Ikaskuntza, pelota, deporte rural, etc.).