Las tareas de la independencia, Orreaga 2017

25
 La nación en la realidad no es una construcción ideológica o religiosa, si no el resultado de la auto creación diferenciada desde la propia sociedad política, por su acción permanente -tanto jurídica como económica y social- de forma intergeneracional y transgeneracional, varia y pluricultural. Las batallas de Orreaga, que ocurrieron entre el año 778 y el 812 en la comarca de la vieja ciudad minera de Iturisa, son hitos de un  continuo prolongado, tan largo como el de la historia de la propia sociedad pirenaica que fue la verdadera actora. La posibilidad de que tuvieran un resultado victorioso está en la superior organización y medios de la sociedad política que se defiende a sí misma.
     Las batallas militares de Orreaga se han sucedido a lo largo de más de dos mil años, según las auténticas fuentes documentales. Así las milicias territoriales de Pompeirune, Pamplona-Iruña, impidieron el paso a los ejércitos de los pueblos germánicos a partir del año 408, lo que fue reconocido desde Roma por el emperador Honorio. En el año 721el ejército vascon, tras frenar el avance musulman, derrotándolos en Tolosa de Gasconia, fue reconocido por el papa Gregorio II como a salvador de Europa.
    Los francos aprovecharon la situación de desgaste por la invasión musulmana, y traicionando a los vascones, los invadieron con la intención de someterlos a su poder. El siglo VIII se ve alterado por las sucesivas campañas francas iniciadas tras la batalla de Poitiers en 732 con la invasión y construcción de la fortaleza de Froisac cerca de Burdeos y que culminan cuarenta y seis años más tarde con la destrucción de las defensas de Pamplona-Iruña en el verano del año 778 y la consiguiente batalla, que concluye con la victoria vascona de Orreaga, el 15 de agosto del mismo año. A raíz de las victorias sobre los francos, estos se vieron obligados a reconocer la existencia independiente del reino navarro de Pamplona-Iruña, iniciada por Eneko Aritza en el año 824.En el 981, dirigidos por el rey de Pamplona Sancho Garcés II Abarca (970-994) y el duque de Gascuña Guillermo Sancho, los navarro/vascones derrotan  a los normandos (vikingos) en la batalla de Taller hacia el año 981 en las Landas. En agradecimiento a la victoria levantan el Monasterio de Saint Sever con monjes venidos de Leire.
    Son variadas las batallas, llamémosles tareas de la independencia, que se desarrollan todos los días,  que no se valoran como tales, y que se convierten en los motivos justificados sobrados para recuperar la independencia, como única garantía de ejercicio de nuestras libertades y derechos.
Así, qué pasa con las leyes propias anuladas y conculcadas por los tribunales españoles, qué sucede con los impuestos y la deuda pública española, el expolio con el cupo o aportación del “convenio-concierto”, la educación planificada para negar la existencia de esta sociedad política independiente, la negación de la planificación económica propia, en fin la ocultación de la conquista continuada. El 15 de agosto es el día de la independencia, para tener delante de forma permanente la tarea urgente e inaplazable de recuperar la independencia.