Ni es ejército navarro ni libertador

285

Problema duro este, que se viene padeciendo desde antes de 1936. En pleno franquismo, se puso el nombre de avenida del Ejército al vial resultante tras la demolición de los cuarteles, levantados sobre el solar de los fosos y de los dos revellines de la Ciudadela que apuntaban sobre la ciudad, y que a su vez habían ocupado el lugar de edificios y terrenos de cultivo expropiados a los pamploneses, como consecuencia de la conquista continuada iniciada en 1512. La defensa de la libertad llevó aquel año a las Cortes de Navarra a movilizar al ejército navarro para hacer frente a la invasión del ejército que pretendía acabar con la independencia navarra, enviado por el rey gobernador de Castilla Fernando el Católico. El Mariscal Pedro de Navarra, que dirigía a las fuerzas navarras, fue apresado y luego muerto en el Castillo de Simancas.

Cuando la guerra de la Convención con Francia, al llamamiento a las armas del virrey español en Navarra solo acudió un voluntario, tuvieron que ser las Cortes de Navarra en 1794 las que acordaran la movilización de los batallones de voluntarios navarros, entre los que estaban los formados por euskaldunes, denominados por las propias Cortes batallones vascongados. De conformidad con la Constitución de Navarra fueron las Cortes de Navarra las que organizaron, proveyeron y armaron al ejército navarro de todo cuanto necesitaba y nombraron a los oficiales que por ley tenían que ser navarros.

Xavier Mina Larrea fue en 1809 el jefe del ejército navarro independiente frente al ejército de Napoleón y después jefe del ejército independiente de Mexico en 1817. Leon Iriarte Erburu, pamplonés, que estuvo a las órdenes de Xavier Mina, fue jefe del ejército de mando independiente navarro que hizo frente a los carlistas, hasta que fue fusilado en 1837 por Baldomero Espartero, tras ser acusado y condenado a muerte por defender la independencia de Navarra.

Tomás Urzainqui Mina